¿DONDE ESTA TU PASIÓN?La pasión, esa emoción fuerte, ese interés que entusiasma y hace desear algo, alguien o practicar una actividad con fuerza. Es el motor que empuja a la voluntad para ir lejos, incluso a veces mas allá de la razón, hasta alcanzar los objetivos. ¿Esa pasión, está en tu vida hoy?

Todo esto me pasaba cuando entrenaba con toda mi energía para correr maratones.

Anduve en bicicleta por la mañana, habían grupos corriendo por todos lados, con camisetas azules, celestes, negras y amarillas, entre otras. Las amarillas me cobijaron por años, yo era una de ellas, pertenecía a los “Santiago Runners”. Corrí kilómetros y kilómetros, con personas que terminaron siendo grandes amigos, hasta el día de hoy. Algunos muy distintos, pero nos unía la pasión por correr, por superar nuestros limites, por ir más allá de lo que la contextura física nos permitía y muchas veces, por imponerse al dolor. Así llegué a correr 10 maratones, pero la pasión fue mutando hacia mi familia y nuevos desafíos. El valor “ del correr” cambió para mí, mirar desde mi bicicleta estos grupos corriendo, me hizo reflexionar y pensar sobre esto.
Dejé de correr con esa vehemencia, aunque aún el deporte es parte importante en mi vida, cuando logré lo que me había planteado como meta: correr algunas maratones como la de New York, bajar ciertas marcas y correr un Ironman. Luego vino un periodo de parar, disfrutar de lo logrado, para buscar “un nueva cima que conquistar”. Así llegó a mi vida el Coaching y la Neurociencia aplicada a las organizaciones. Hoy, mi pasión está en acompañar a las personas y las organizaciones a que alcancen la mejor versión de si mismos. Que las empresas pueden tener excelentes y mejores resultados con el desarrollo de los recursos humanos conscientes. Respetando los horarios de los trabajadores, permitiendo la creatividad, pro actividad, colaboración con personas comprometidas y todo esto en un ambiente sin estrés. De esa manera las personas entregan lo mejor de sí a las empresas.

¿Tu trabajo hace que cada mañana valga la pena?, ¿Sientes que las cosas fluyen?, ¿Te desborda de energía? ¿Está ahí tu satisfacción y realización?. Si no es así, tal vez es el momento de preguntarte ¿Qué tienes que hacer hoy para que tu trabajo te produzca “esa pasión”?. Tal vez es el momento de hablar con tus colaboradores, con tu líder, comprometer al área de recursos humanos: no solo esperar que la organización te entregue cosas, sino ser iniciador de los cambios. Y si a pesar de esto, no se da, tal vez es el momento de buscar en otro lugar, pero de una manera ecológica. Cambiarse solo cuando se tiene otro puesto de trabajo, da una mayor tranquilidad.

La pasión es como un combustible , que enciende el fuego interno y permite soñar con alcanzar estados superiores.

Siente y experimenta, desafíate a ir por más, por entregar más de ti, te vas a sorprender de las cosas lindas que te pueden pasar.