Las conversaciones tienen niveles, no es solo intercambiar palabras los unos con los otros, generan reacciones neuroquímicas en el cerebro de los involucrados.

Te pueden decir 50 elogios en una semana pero basta que te mencionen una crítica; que el informe tiene fallas en las números, que tu equipo no está alineado con los objetivos del business plan, que tu mentalidad no ayuda a crecer a tus colaboradores, para que olvides fácilmente esas veces que hablaron bien de ti ¿Por qué los comentarios negativos parecieran permanecer más que los positivos?

Frente al rechazo o la crítica, se produce en el cuerpo altos niveles de cortisol, una de las hormonas del estrés, activándose el sistema de protección. Se cierra el entendimiento y el pensar, se produce una aversión hacia la otra persona, circunstancia e incluso el contexto donde puede estar sucediendo esta situación.

El aumento de cortisol hace que las personas se vuelvan reactivas y sensibles, percibiendo una conversación más negativa incluso de lo que pudo haber sido. Los efectos pueden durar hasta 26 horas según Glaser & Glaser (2014), influenciando el comportamiento. Además, mientras se vuelve a lo sucedido mediante el rumiar de los pensamientos, mayor es el impacto. 

La oxitocina, hormona del bienestar, aumenta con los comentarios positivos y en las conversaciones agradables con las personas. Al revés de lo que pasa con el aumento del cortisol, se siente que se puede confiar en los otros aumentando la colaboración y comunicación. Se produce una activación de la corteza prefrontal.

La corteza prefrontal está encargada de las capacidades elevadas como las funciones ejecutivas  de planificar, ejecutar, organizar de procesos, de la flexibilidad entre otras y también de las funciones cognitivas como atención selectiva, razonamiento, memoria y lenguaje.

La oxitocina, desaparece más rápido del cuerpo, que el cortisol, por lo tanto sus efecto son más cortos.

Judith Glaser (2014) en su libro “Conversational intelligence”, comenta como para que los líderes generen confianza y los resultados deseados, debieran prestar cuidadosa atención a los comportamientos que aumentan el nivel de cortisol y no potenciarlos, como por ejemplo: 

  • No confiar en las intenciones de otros.
  • Enfocarse en convencer. 
  • Pretender como que escuchan, pero no lo están haciendo.
  • Los otros en la conversación no están entendiendo lo que dices.
  • La emoción resta valor a la escucha.

Así mismo, describe que los comportamientos que aumentan la liberación de oxitocina y que son aquellos que necesitas enfocarte en promover en tu equipo son:

  • Preocuparse por otros.
  • Mostrar el equipo el éxito mutuo.
  • Ser honesto de lo que se tiene en mente.
  • Estimular las conversaciones positivas y la curiosidad.
  • Estar abiertos a conversaciones difíciles.

Discutir es una adicción

Hay líderes que pareciera que disfrutan discutir, aunque increíble que parezca, se debe a la neuroquímica que se adueña de su cerebro. Al discutir y si siente que ganó su punto de vista en el debate, en su cerebro se inunda de adrenalina y dopamina, neurotransmisores que hacen que se siente bien, dominante y que nadie los puede vencer. Lo que los hace volver a discutir cuándo están en una reunión tensa, casi como una adicción a tener la razón. Quieren volver a sentir esa neuroquímica ganadora en su cuerpo. Se hace de manera natural, recuerda que finalmente los comportamientos de los seres humanos son una expresión de reacciones neuroquímicas que terminan haciéndonos adictos a nosotros mismos, a la forma de ser (Nikolaos y Alexandros, 2016)

Cuando como líder tengas la razón en tu punto de vista, presentarlo de una manera de lucha en una reunión, tendrá un impacto en las personas a tu alrededor, perdiendo la confianza en ti, disminuyendo su motivación, mientras tu adicción a tener la razón no te permite medir las consecuencias.

Cambiar no es fácil pero sí puedes lograrlo, en este post puedes encontrar más información sobre el tema.

Niveles de conversación

Glaser describe 3 niveles en la inteligencia conversacional 

Decir y preguntar: cuando las personas permutan información, hechos. Hay poca confianza, se centran en lo que necesitan para confirmar su vision.

Defender y preguntar . Es un nivel posicional, se defiende lo que se quiere o piensa. Se pregunta sobre las creencias de otros, para influir en ellas. Confianza condicionada con alto nivel de incertidumbre.

Compartir y descubrir, es un nivel transformacional, que permite gracias a que ha aumentado la confianza, gracias a la oxitocina, se compartirán pensamientos, ideas, para la cocreación llegando a un éxito compartido mayor.

¿En cuál nivel llevas la mayoría de las conversaciones con tu equipo? 

¿Cómo las puedes pasar a al tercer nivel?

¿Qué necesitas cambiar?

¿cómo y cuando lo vas a hacer?

Estimular oxitocina y disminuir cortisol en conversaciones

1)Baja el cortisol

Previo a cualquier conversación que tengas busca disminuir el nivel de estrés que puedas tener, para que el cortisol en tu cuerpo no te haga sobre reaccionar. Busca estar es un estado atento relajado, de manera que estés abierto a conversar, a pesar que pueda ser difícil, sobre todo en periodos del año donde debes dar feedback a tu equipo y lo recibes.

Respira profundamente unos minutos, visualiza un lugar seguro que te agrade como puede ser el lugar de tus vacaciones preferidas, escucha música relajante. Preparate para cada conversación. No corras entre reunión y reunión.

2)Pregunta

Realiza pregunta que estimulen las conversaciones, la discución mostrando preocupación por quién tienes al frente, no es tu enemigo de guerra, es un colaborador que puede tener una opinión diferente a ti, no generes un ambiente negativo innecesario.

Muestrate flexible, actua abiert@ a la influencia de otros, no trate de imponer tus puntos de vista, ni busques atajos imponiendo tus ideas rápidamente. Da el espacio a la reflexión por medio de preguntas poderosas.

3)Crea reglas en las reuniones

Pide a tu equipo que sugiera formas de que sean productivas y que dejen de ser un ring de combate, puedes hacerlo de forma anónima por medio de google form o polleverywhere. Por ejemplo, que cada uno tenga igual cantidad de minutos para explicar las ideas y no los que tienen mayor rango monopolicen la discusión. También busca formas para que las personas más tímidas y que prefieren evitar un enfrentamiento puedan exponer sus ideas. Los que hablan más no siempre tienen los mejores punto de vista, pero son las voces que mas se escuchan en las reuniones. Usa post it en las reuniones o de forma remota  Miro, Mural o Jamboard son excelentes aplicaciones, para que todas las voces «pesen igual».

Si crees honestamente que te costará moderar la reunión delega esta actividad a un colaborador que tenga las habilidades para hacerlo.

4)Escucha

Haz un esfuerzo en hablar menos y escuchar más, utliliza la empatía para ello aprende de los puntos de vista de los otros.

Puedes realizar un plan con turnos para quien habla y los otros escuchan, sin estar mirando su celular, no mandando mails mientras se exponene las ideas, recuerda que la atención es un recurso limitado. Si estás mirando la pantalla de tu computador mientras tus colaboradores hablan, realmente no estás escuchando.

Al iniciar la reunión puedes identificar en la pizarra física o virtual los temas a discutir, la información que se necesita, quién la tiene, enumerar los que hablarán por orden, modera dando el especio a los oradores, toma notas, pregunta de forma abierta y deja tu oponión para el final. Crea una instancia pare que se tomen las mejores decisiones. Te ayudará a disminuir la adicción a tener la razón y discutir por ello.

5)No vuelvas sobre las discusiones

Una costumbre bien arraigada es cuando discutes con un colaborador o incluso con tu gerente, lo compartes varias veces contándoselo a otro compañero de trabajo, a tu familia, incluso lo compartes varias redes sociales como whatsapp.

Lo que estás haciendo cada vez que lo recuerdas y comentas perpetuas la liberación de tu cortisol. Busca una persona que te contenga y te permita reflexionar sobre la situación y sacar los aprendizajes como puede ser un coach o un mentor. No te ayuda que te den la razón, sino buscar la forma que ésto no vuelva a pasar.

Como líder tendrás conversaciones difíciles, pero limita la producción de cortisol en tu equipo, ya que de ello dependerá si se abren o cierran a ti y tus ideas. Aprovecha la neuroquimica de las conversaciones  a tu favor.

Muchas gracias “por pasar por aquí” y leer este blog, suscríbete y compártelo. Semanalmente comparto información que te ayudará a enfrentar un mundo cambiante y lleno de desafío como el que hoy vivimos.

Si estás leyendo en la computadora el final del blog puedes encontrar donde suscribirte.

Si estás desde tu móvil, ve el final del blog y apreta “ver sitio completo”, ahí te lleva a la página, vas para abajo y te suscribes. (lo siento, wordpress no mejora esto aún para celulares, espero que pronto lo haga. ¡Pero te espero!!)

Muchas gracias

Paula