Confianza que se construye paso a paso en los equipos, les permite avanzar exitosamente en sus tareas, es vital que los líderes sepan como implementarla, sobre todo en momentos de incertidumbre

Encuesta global PwC informó que el 55% de los directores ejecutivos piensan que la falta de confianza es una amenaza para el crecimiento de su organización y que poco han hecho al respecto, principalmente por no tener la seguridad por dónde iniciar, o cómo implementarla.

Harvard business review en su edición de enero del 2017 publicó que en las empresas donde se estimulaba la confianza en los equipos, los colaboradores tenían 74% menos estrés, 106% más energía en el trabajo, 50% más productividad, 13% menos días de enfermedad, 76% más compromiso, 29% más satisfacción con sus vidas, 40% menos de agotamiento ¡Los números hablan sólos!

¿Qué es confianza?

La confianza, “es la esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea” (Oxford lenguage). 

La confianza no es ignorar lo que sucede por parte del líder, los colaboradores necesitan conocer metas claras y la forma que será evaluado su desempeño. Al cerebro no le gusta la  incertidumbre, es un desencadenante de estrés no sano, que actúa precisamente disminuyendo la confianza entre las personas.

Cuando el cerebro analiza una situación como estresante, la considera peligrosa para su supervivencia, aumentando ciertos neurotransmisores como adrenalina y glucocorticoides, sustancias que actúan como emails que se envían de neurona a neurona informando a todo el sistema nervioso, a tus celulas lo que sucede, para que se prepare para responder, “arrancando o luchando”.

¿Por qué dos personas confían entre si? ¿Es inherente al ser humano confiar?

 La oxitocina es el neurotransmisor encargado de la confianza, que es inherente al ser humano, cuando su nivel está elevado en el sistema circulatorio, comunica a todo el cuerpo que es el momento de no temer, el cuerpo siente que puede entregarse a la magia de estar con otro ser humano sin salir dañad@.

La oxitocina, también aumenta la empatía entre las personas, una cualidad vital en seres sociables que estan tratando de entenderse, con diferentes condiciones, edades, culturas, enseñanzas, historias de vida, para así trabajar juntos y lograr un objetivo en común.

Los neurotransmisores “encargados” del estrés producen una inhibición de la oxitocina, el cerebro interpreta “ tu vida está en peligro, no es momento de analizar las cosas de forma profunda, de bajar tus escudos de protección, de entregarte desinteresadamente en una relación de colaboración”. 

Más bien en ese momento eres pres@ de miles de reacciones neuroquímicas en tu cuerpo, que te hacen pensar que los recursos son escasos, que el éxito tiene que ser sólo para ti, no para el equipo.

Te hace ser más crític@, competir innecesariamente, guardar información, querer tener la razón y te separa del resto de los seres humanos, incluso prefieres trabajar solitariamente ¿te ha sucedido? Líderes y colaboradores construyen jaulas invisibles que los separan los unos de los otros, llenandolo de desacuerdo y recriminaciones, pareciendo enemigos de bandos contrarios.

“cuánto más fuertes son nuestros equipos mejor nos va. ¿Qué motivos hay para resaltar sólo lo que no se consigue?”: palabras de director comercial global de una institución bancaria mundial, (me lo posteó en linkedln y quise compartir contigo)

Detector infalible de mentiras

El líder que entrega confianza y empatía genuina, generalmente la recibirá de vuelta. Enfatizo “genuina”, porque existe en el cerebro un área casi infalible que actúa como detector de mentiras llamada neuronas espejo.

Las neuronas espejo fueron descubiertas por accidente en 1996 por el neurocientífico  Rizzolatti, es el sistema que explica como las mentes se conectan, como a veces se puede casi intuir lo que la otra persona está pensando, por eso discursos no genuinos por los líderes, son decodificados por los colaboradores como “me está mientiendo, no confío”. 

Cuando ves, escuchas, sientes, caminas, aprendes, tus neuronas espejos están siendo activadas por los estímulos a tu alrededor, sólo por contemplar realizar una acción, sómos espejos de otros. 

Si quieres enseñar a tu equipo a confiar y a tener ciertos comportamientos, para que los aprendan, tu como líder debes ser el primero en sentirlos y realizarlos. El cerebro es mejor que SIRI o cualquier algoritmo de internet, capta lo que le rodea y constantemente está trabajando en predecir lo que pasará, para tomar las mejores decisiones y mantenerte vivo.

Comportamientos estimulan la confianza

Los comportamientos de gestión que estimulan la confianza en los equipos, por parte de los líderes, fueron identificados  gracias a números estudios, por Paul Zak, neurocientífico autor del libro “Trust factor: The Science of creating-Performance Companies” 

Los comportamientos que construyen confianza en los equipos y que marca una diferencia significativa son:

1)Reconoce la excelencia: la neurociencia muestra que obtiene un mayor efecto en la confianza cuando inmediatamente de haber cumplido un objetivo los propios compañeros distinguen los unos a los otros por su logro, que sea tangible, inesperado, personal y ojalá se realice publicamente.

2)Induce el “estrés del desafío”: asignar a los equipos tareas difíciles pero realizables, el estrés moderado produce la liberación de neuroquímicos que intensifican en enfoque de las personas y fortalecen las conexiones sociales.

3)Entrega libertad sobre como hacen el trabajo: es fundamental capacitar adecuadamente a los colaboradores para poder permitirles libertad de acción, en la medida que sea posible, como administrar personas y ejecutar proyectos a su manera.

4)Comparte “el plan de vuelo”: sólo el 40 por ciento de los colaboradores siente que están informados sobre los objetivos, estrategias y tácticas de su empresa. Recuerda que la incertidumbre prolongada, predispone a estrés crónico, que inhibe la liberación de oxitocina y socava el trabajo en equipo.

5)Construye relaciones: Aunque algunos líderes manifiestan abiertamente que “aquí se viene a trabajar no hacer amigos”, la neurociencia ha demostrado que cuando las personas construyen intencionalmente lazos sociales en el trabajo, su desempeño mejora.

6)Facilita el crecimiento integral de las personas: estudios muestran que adquirir nuevas habilidades laborales, no es suficiente, sino se está creciendo como ser humano. Importanta adoptar mentalidad de crecimiento. Reunirse frecuentemente con colaboradores para crear en conjunto un plan de carrera que incluya el crecimento en otros ambitos como el personal, la recreación y reflexión genera un aumento de confianza, compromiso y retención.

7)Pide ayuda: cuando trabajas en un lugar que estimula la confianza, donde equivocarse es parte del aprendizaje, se puede pedir ayudar a un colega, aumenta la oxitocina, la confianza y la cooperación. Decir que no sabes algo te muestra como un líder con mayor credibilidad, al revés de lo que generalmente se piensa.

8) Conversar: cuando puedes mantener conversaciones poderosas con los miembros de tu equipo, aquellas que los estimulan a todos a co-crear un mejor mañana, produce un aumento de oxitocina y si esto se da en un ambiente de seguridad, en una organización que estimula la mentalidad de crecimiento, aumentará la confianza.

Importante es encontrar la forma de ir midiendo estos 8 puntos durante el año, puede ser con encuestas, foros, grupos de trabajo, para medir como se avanza y no encontrarse con sorpresas desagradables a fin del periodo.

Te invito a escribirme y comentarme ¿Cuál crees que puedes implementar en práctica en tu organización?  Comparte este post , así más personas pueden conocer sobre los beneficios de aumentar la confianza en los equipos y cómo lograrlo.

Gracias

Paula