Enfocarse en como pensar mejor permite no desperdiciar el pensamiento sino hacerlo trabajar para ti, siguiendo algunas consideraciones que acá te dejo.

Oxford University press en su diccionario define el pensamiento cómo “la capacidad que tienen las personas de formar ideas y representaciones de la realidad en su mente, relacionando unas con otras.”

Desde la psicología, Arturo Torres en la publicación de psicología y mente lo define como “procesos mentales relativamente abstractos, voluntarios o involuntarios, mediante los cuales el individuo desarrolla sus ideas acerca del entorno, los demás o él mismo”

El pensamiento es entonces el input, la entrada para conectar y representar lo que está a tu alrededor para con ello poder analizar, planficar y tomar las mejores decisiones, funciones conducidas mayoritariamente por los lóbulos pre frontales de tu cerebro.

Cerebro poderoso, líder poderoso

“El viernes por la tarde era la útima reunión para terminar el business plan del siguiente año, todos llegaron a tiempo, toda la semana ha sido tremendamente demandante para el equipo, han trabajo largas jornadas, incluso pasado media noche para poder llegar a la fecha de entrega. La tensión se sentía desde lejos, ya que hoy se aclaría algunos puntos y era el cierre definitivo del proyecto que tenía a muchos cansados mental y fisicamente. Honestamente solo quería ya entregarlo”…. Así inició una sesión de coaching Cristina, gerente de un área de retail.

Continúo…,”siempre es un desafío realizar el business plan, pero éste año con la incertidumbre que reina ha sido más difícil que nunca, todos posponen tomar decisiones, nadie quiere comprometerse con plazos, incluso los que siempre lideraban algunas acciones hoy están en silencio, esperando que algún milagro suceda y yo tenga la fórmula mágica, me siento tremendamente exigida y eso lo he demostrado en algunas actitudes poco habituales en mi, no estoy gestionando mis emociones y el estrés me supera” 

Cristina creía fuertemente en usar la metodología de Eisenhower que se le atribuía decir “los planes no son nada, pero la planificación lo es todo”. Establecía metas, perspectivas, desafiaba prejuicios, guiaba un curso de acción e identificaba posibles puntos de fracaso.  No podía garantizar el éxito, pero no desperdiciaba pensamientos ¿Cómo lo hacía?

“Está vez lo hice mal”, dijo tristemente Cristina, “los argumentos sobre la implementación pasaron a una confrontación con el equipo en cosa de minutos, luego a descalificaciones personales, terminando la reunión con la entrega del plan de negocios, pero el espíritu del equipo que tanto hemos trabajado, se quebró e incluso 2 personas renunciaron…”

Cristina me contactó porque necesitaba acompañamiento en este nuevo escenario, está luchando contra dos fuerzas. Una es  la incertidumbre, donde no se tiene toda la información que se necesita y la otra es la ambigüedad, el resultado es una cosa de interpretación. La presión ha aumentado y se nota. Estaba siendo presa de la mente hipercrítica que incluyo la estaba llevando a procrastinar y posponer reuniones con el equipo.

El resultado final de la reunión de Cristina se había decidido antes que comenzara, no por el equipo, ni por ella, sino por sus cerebros. Entonces aparte de lo regular de las sesiones de coaching, le compartí unos artículos que leyera para poder comprender lo que le sucedía y aquí te hago un resumen.

Es más común de lo que se reconoce lo que le sucedió a Cristina, muchas veces en presentaciones estratégicas y en sesiones de toma de decisiones, las personas encargadas de hacerlo, son aquellas que están con exceso de trabajo, desconociendo el límite del cerebro, lo que los hace cometer grandes errores.

Cuando se abraza el concepto de “yo puedo todo, total trabajo toda la noche” e incluso se estímula al equipo a realizarlo, se está ignorando el límite del cerebro, y las terribles consecuencias que tiene sobre el autocontrol, la toma de decisiones y la planficación. Cuida tus horas de sueño y descanso.

La ciencia ha mostrado que el cerebro tiene límites  con un alto consumo de nivel de energía, consumiendo el 20 por ciento de toda la energía disponible para tu cuerpo en su mayoría es en funciones automáticas, no cuando se está pensando ni tomando decisiones. (Swaminathan, 2008)

Hay una mínima parte de energía disponible para tareas complejas y cognitivamente exigente, como liderar una reunión importante como la que Cristina comentaba, debatir útimos detalles de un business plan y ser diplomático con personas en el equipo con opiniones contradictorias.

Cristina confiaba que todo pasaba en su cerebro en el área que es más consciente, su conciencia. Pero estaba muy alejada de la realidad. La verdad que el mayor poder ocurre en lugares profundo del cerebro.

(Nikalaos & Alexandros, 2015)

Por lo tanto, se debe ser extremadamente cuidados@s y estratégicos en la gestión de energía y decidir en que pensar, en que invertir ese recurso limitado para la gestión diaria de tareas exigentes, desafiantes y agotadoras.  Finalmente las habilidades que permiten que un líder desarrolle su carrera, recibe sólo una parte de energía.

El cerebro es un órgano que ahorra energía (Swaminathan, 2008), cuando se le pide que consuma mucha energía, como la necesaria para tomar decisiones, liderar una reunión estratégica, autocontrolarse y los niveles generales caen, se produce una priorización y se asegura que la energía vaya donde más se necesita.

La funcion principal de tu cerebro es mantenerte vivo y como centro de la supervivencia y mantenimiento de corporal se destina los recursos energéticos hacia ello, predominando , las emociones primarias, los pensamientos confusos y la incapacidad de concentrarse en las cosas correctas se harán cargo y dañarán los procesos, las relaciones y los resultados. Es un lugar donde has perdido el autocontrol y ni siquiera te das cuenta, es un lugar donde nadie quiere estar. Al menos que te ocupes activamente de ello para prevenirlo.

Pasos para pensar mejor

1)Aprende tu biología

El primer paso, es aprender como funcionamos, es algo que siempre recalco mucho en mis sesiones de coaching, clases y en los post en éste blog, por que sino somos conscientes de esto no podremos gestionar los cambios ncesarios para alcanzar los objetivos.

Como ya leíste la energía es limitada para el uso de las funciones ejecutivas y cognitvas de tu cerebro que son justo las que necesitas para el desarrollo de tu carrera como líder.

Entonces,  cumple con un plan de alimentación adecuada, no te saltes comidas, no almuerces a las 6 de la tarde, ni inices tu jornada laboral sin tomar desayuno. Es como tener un auto último modelo, salir a un paseo y no hecharle gasolina, no llegarás lejos ¿No cierto?

También atención con la cantidad de agua que bebes, muchas veces se piensa en ir a un nutricionista para bajar de peso, pero no para que te indique como sacarle el máximo partido a su cerebro.  Invierte en hábitos saludables es básico.

2)Piensa en pensar

La metocognición es la práctica de una instrospección intensionada, como recomendó Schön (1992) hace casi 3 decadas  en su ciclo de mejora constante. Esta práctica permite llevar a las personas a analizar sus pensamientos y potenciamente mejorarlos. Después de cada reunión preguntate y toma un espacio de unos minutos para la autoreflexión:

 ¿Qué me resultó bien? ¿En que áreas puedo mejorar? ¿Cómo lo voy hacer? ¿Cuándo?

Puedes llevar un diario con tus anotaciones y revisarlo periódicamente.

3)Conoce de sesgos cognitivos

Los sesgos cogntivos son los errores sistemáticos en el pensamiento que ocurren cuando las personas procesan información, proveniente de los prejuicios relacionados con la memoria, atención  y situaciones arraigadas profundamente (Nesslab, 2020)

Es casi imposible no caer en los errores de procesamiendo de la información. Por ejemplo si te digo Francia, ¿en que piensas?, problablemente se viene a tu mente la torre Eiffel o si te digo imaginate un ferrari, casi sin pensarlo se viene la imagen de uno rojo ¿no cierto?. Eso y otros más son sesgos cognitivos. Tenerlo presente que existen permite poder analizar si tus pensamientos están siendo presos de ellos.

3)La influencia de las emociones

Yo soy tomalmente racional”, no caigas en ese error, harvard university, realizó uno estudió hace unos años donde demostró que el 95% de nuestras decisiones son emocionales, si si , el 95%.

Las emociones influencian tus decisiones, si estás enojad@, estresad@, triste, se notará en tu forma de pensar Observa tu mundo interior, ten conciencia de como te sientes para poder encontrar una estrategia para reaccionar de mejor forma sin nublar tu juicio.

4)No tomes atajos

El pensamiento superficial es simplista, toma unos minutos para lograr un pensamiento profundo, que permite tomar mejores decisiones sobre todo cuando son escenarios complejot y enredados.

5)¿Cuál es tu modelo mental?

Los modelos mentales son los marcos que dan a las personas una representación de como funciona el mundo, guían los pensamientos y compartamientos. 

¿Conoces el tuyo? ¿El de los miembros de tu equipo? Este tema da para otro post, ya lo desarrollaré, hoy te dejo con la inquietud a pensar que ésta es una de las razones por que quizás miran las cosas de manera diferente y te cuesta llegar a un acuerdo.

Muchas gracias “por pasar por aquí” y leer este blog, suscríbete y compártelo. Semanalmente comparto información que te ayudará a enfrentar un mundo cambiante y lleno de desafío como el que hoy vivimos.

Si estás leyendo en la computadora el final del blog puedes encontrar donde suscribirte.

Si estás desde tu móvil, ve el final del blog y apreta “ver sitio completo”, ahí te lleva a la página, vas para abajo y te suscribes. (lo siento, wordpress no mejora esto aún para celulares, espero que pronto lo haga. ¡Pero te espero!!)

Muchas gracias

Paula