Ojo con lo que regalas para San ValentineEl 14 de febrero es un día que, para bien o para mal de algunos, se ha instaurado como parte de nuestras costumbres importadas, es una realidad que hay que decidir cómo enfrentar. En algunas naciones como Chile, está fuertemente enfocado al “Día del amor con una pareja”, en cambio, en otros países es el día del amor en general, un momento para demostrar el cariño y saludar a amigos, familiares y compañeros de trabajo. Pero si estás de novio, enamorado, con una pareja, un compañero, en estos días tu atención ha de estar en buscar un lindo regalo, el perfecto, el más barato, el práctico. ¡Pero cuidado!, que un regalo no adecuado el día de San Valentine tiene sus efectos en el cerebro de tu ser querido. ¿Lo habías pensado?

El cerebro tiene una especial particularidad para detectar las diferencias entre lo que queríamos,imaginábamos, esperábamos y la realidad. Cuando nos llega un regalo y al abrirlo, no es lo que estaba en nuestra mente, se emiten en el cerebro fuertes señales con mucha energía. Es considerado como un error y es un estímulo más fuerte que cualquiera de los que produce el medio ambiente, ni un grupo de mariachis ni violista lo apaga. Salvo por supuesto, una situación cargada de una fuerte carga emocional, como que al abrir el regalo, era una caja con un anillo de compromiso o unos tickets para la final del mundial de fútbol.
Estas activaciones, leídas como “errores” se producen en la corteza orbital, ubicada sobre los ojos y con cercana relación a los circuitos de la amígdala que tiene que ver con la ira y el miedo.

Cuando se activan estas áreas, distraen energía que debiera ir destinada a la zona de las funciones intelectuales, aquellas por las que nos contratan en las organizaciones, las funciones ejecutivas. Por lo tanto, el regalo que no cumple las expectativas, está distrayendo la toma de decisión de tu ser amado. ¿Te lo habrías imaginado? Espero con esta información no aumentar el estrés de quien lee, sino tratar de explicar las posibles reacciones que se pueden generar.

Una buena manera de bajar esta tensión, que puede provocar la búsqueda de ese regalo especial, de ahorrar tiempo, dinero y que las tiendas gasten menos papel en ticket de cambio, es pedir a tu pareja que te haga una lista de las cosas que tiene en mente para ese día. Aunque a las mujeres nos gustan las sorpresas y que nos adivinen la mente, si no estás seguro de ser un buen médium, mejor toma esta opción.

Recuerda que esta “señal de error” se traduce como que algo no va bien. Hace que las personas se vuelvan más emocionales e impulsivas, así que si te tiran tu regalo por la cabeza, se compasivo, no eres tú, no es el regalo, es el cerebro primitivo, el emocional que ha tomado el mando. ¡Feliz Valentine!