La resiliencia es la capacidad de sobreponerse a la adversidad permitiendo a las personas que viven momentos difíciles salir fortalecidas de ellos.

Las situaciones complicadas y el dolor emocional, muchas veces permiten a las personas que las enfrentan el salir fortalecidos de estos eventos. ¿A qué se debe que algunos puedan ver lo positivo en el peor momento de sus vidas y otros no? Las primeras son las personas que tienen resiliencia correcta. ¿Pero se nace o se hace?

Hay una base biológica de los circuitos cerebrales en relación a la regulación emocional y el comportamiento social. Esto permitiría enfrentar temores y replantear acontecimientos estresantes de un mejor modo. De esta manera, se podría cambiar lo que se siente cambiando lo que se piensa.

Personas que cuando niños han sufrido déficit emocional, afectivo y nutricional tienden a ser menos resilientes. Pero se puede revertir, con los adecuados estímulos en el desarrollo de su vida logrando tener mayor equilibrio emocional frente a situaciones de estrés, soportando mejor la presión, pudiendo afrontar retos.

La resiliencia es personal

El grado de resiliencia es muy personal, se manifiesta según distintos niveles de desarrollo biológico, neurofisiológico y endocrino. Por lo tanto, se debe respetar a los individuos, no exigir, sino más bien introducir herramientas de neuroliderazgo emocional que potencien el desarrollo de la flexibilidad, sociabilización, tolerancia a la frustración, inteligencia, autonomía, creatividad y responsabilidad. Para además, mejorar la autoestima y optimismo. 

A mayor actividad cognitiva e intelectual aumenta la resiliencia, pueden procesar y elaborar eficazmente traumas y factores de “súper estrés”. 

Algunas de las características que reúnen las personas resilientes son: fuerte sentido de autoestima, flexibilidad, independencia de pensamiento y acción, disciplina, responsabilidad, mente abierta y receptiva, variedad de intereses, son soñadoras, socialmente activas, con buen sentido del humor, empáticas, tolerantes al sufrimiento, con capacidad de concentración, no son evasivas y la vida para ellas tiene un propósito significativo.

Equipos resilientes

Los equipos laborales o deportivos, también pueden ser resilientes. O sea tienen el convencimiento que van a superar los obstáculos con éxito, aunque el escenario pueda ser muy adverso. 

Es importante que el grupo goce de cohesión, sentido de pertenencia. Así puedan lograr estrategias integradoras que permitan la expansión y fortalecimiento del conjunto. La confianza es primordial y el arma secreta de los equipos exitosos.

La incertidumbre se convierte en certeza, la actitud positiva, la tenacidad y un plan acción ordenado permite avanzar, adaptarse y lograr los objetivos. Sino, a lo menos, sacar el mejor aprendizaje de ello que será aplicado en una nueva táctica en el futuro. Los equipos resilientes no terminan derrotados por el destino. ¡Lo enfrentan!

Sugerencias para construir tu resiliencia

1)Realiza un rutina que puedas cumplir

Planificar actividades, programarlas y llevarlas a cabo es un tarea que involucra a los lóbulos prefrontales del cerebro que tienen que ver el con el autocontrol y gestión emocional. Por lo tanto trabajar en ello, ayuda a evitar que te sientas incompotente, sobre todo si entregas trabajos tarde o si emples gran parte de la noche para entregar un proyecto.

Maneja un horario realista para dar el espacio a la sensación que estás logrando lo que te has propuesto.

Puedes ir agendando en las tareas en una planilla excel, en tu google calendar, yo en particular lo realizo en la aplicación Trello, por que me permite agendar y marcar plazo de entregas con las tareas que debo realizar para los proyectos.

Además en Trello puedes tener tableros compartido con tu equipo e ir designando tareas y colocar comentarios sobre las entregas.

Cada vez que una tarea se marca como realizada, no sólo cumpliste con el plazo y tu compromiso, sino ademas estás ayudando al desarrollo de tus lóbulos prefrontales. El logro produce la liberación de un neurotransmisor llamado dopamina, que aumenta la motivación, satisfacción sensación de logro.

Esta sensación, te llenará de energía y te ayudará a ir por la siguente tarea, aun que sea incluso más compleja o menos de tu agrado.

2)Pertenece a una comunidad

Los seres humando tenemos la necesidad de pertener, desde los inicios de los seres humanos en el mundo, aprendimos que en comunidad podiamos sobrevivir. Cazamos juntos, nos defendiamos de depredadores, el cerebro es un organo social.

Las relaciones significativas es importante para el desarrollo de la resiliencia, ya que en una crisis las personas producto del estrés y las emociones que se viven, tienden aislarse.

Busca tu tribu donde te sientas parte, en los amigos y en las redes sociales puedes encontrar comunidades que compartan mismos intereses como por la comida, la tecnología, arte, escritura, cuidado el medio ambiente entre otros. Donde puedas compartir conversaciones que estimulen de manera positiva tu cerebro.

3)Sentirte útil

Se parte de actividades de aprendizaje cooperativo y servicio de ayuda, sobre todo en momentos de crisis. Reflexiona y preguntate

¿Cómo puedes darle sentido a lo que ocurre? 

¿Qué estas aprendiendo? 

¿Cómo puedes ayudar a otras personas que lo necesitan?

¿Quién puede necesitar de ti?

La ayuda puede ser cosas simples, desde preguntar en tu edificio o vecindario a personas mayores o con alguna dificultad de salud, si necesitan que vayas al realizar las compras de comida de la semana por ellos o llamar frecuentemente por teléfono y poder conversar con personas que están solas.

A veces, no se es consciente como acciones que parecen pequeñas terminando siendo increiblemente de ayuda para las que la reciben como para quienes la realizan.

El sentirse útil, el tener conversaciones agradables ayuda  a liberar en tu cuerpo neurotransmisores como la oxitocina que te permite confiar y disminuir el estrés, aumentará a construir tu resiliencia.

3)Ocupate de lo que puedes controlar

En momentos de incertidumbre o cuando estás viviendo una situación compleja donde necesitas aplicar mucha resiliencia, es fácil caer en el caos, confusión y ansiedad ¿Qué será de mi futuro?

Estos pensamientos pueden aumentar el volumen de la mente hipercrítica, llevandote a la inacción.

Piensa que situaciones te están afectando en este momento y realiza dos lista, una donde escribes de lo que pensaste que puedes controlar y lo que no puedes controlar.

De las cosas que tienes el control, elige dos o tres que te puedan ayudar a sentirte mejor y piensa que tareas vas a realizar con ellas.  Por ejemplo, ver noticias en la noche o al iniciar el día puede producir mucha ansiedad y estrés. 

Por lo tanto, es una situación que te afecta, no te ayuda en contruir tu resiliencia. Puedes realizar una tarea como si deseas estar informado de lo que sucede en el mundo, realizarlo a otra hora durante el día, menos tiempo y por un medio que no sea tan impactante, como es los que tienen video. Quizás leerlo es la mejor opción.

Al final de la semana chequeas cuantos días cumpliste con la tarea, de no haberlo hecho  busca la causa y modifica lo necesario para poder cumplirla.

4)Abre un espacio para ti

¿Qué información estas dejando entrar a tu vida por netflix, redes sociales, juego en linea?

¿Cuánto tiempo inviertes en ello? ¿Inviertes el mismo tiempo en ti?

Dedica tiempo para ti, de forma diaria, donde permites en ambiente silenciosos o relajados, desordenar tu mente e invitarla a tener espacios de creatividad.  Puedes meditar, escribir, pintar, realizar artes manuales.

Notarás como te permitirá mirar la vida de una forma más positiva y quizás encontrar soluciones a las situaciones que hoy ves que no las tiene. Detenerte permite bajar el estrés y activar tus lóbulos prefrontales para que tomen mejor decisiones.

Se puede construir la resiliencia, sacar los aprendizajes de las situaciones vividas y salir con más fortalezas, pero recuerda, eso no sucede como acto de magia. Hay que realizar acciones para lograrlo. Quizás sea un momento que puedes tomarlo como la oportunidad de conocer más de ti. Elige alguna de las que te comente y cuentame como te va con ellas

Comparte este post para ayudar a más personas a construir su resiliencia y por supuesto te invito a suscribirte a blog.

Todas las semanas comparto información con conocimientos basados en neurociencias y coaching, aplicados al liderazgo, toma de decisiones, pensamiento, productividad, creatividad, entre otros. 

Si estás leyendo en la computadora el final del blog puedes encontrar donde suscribirte.

Si estás desde tu móvil, ve el final del blog y apreta “ver sitio completo”, ahí te lleva a la página, vas para abajo y te suscribes. (lo siento, wordpress no mejora esto aún para celulares, espero que pronto lo haga. ¡Pero te espero!!)

Muchas gracias

Paula